$type=grid$count=4$tbg=rainbow$meta=0$snip=0$rm=0

Un buen texto y una gran interpretación

SHARE:

Título: Susan y el diablo. Autor y dirección: Chema Cardeña. Intérpretes: María José Goyanes, Manuel Valls y Marisa Lahoz. Escenografía y ve...

Título: Susan y el diablo. Autor y dirección: Chema Cardeña. Intérpretes: María José Goyanes, Manuel Valls y Marisa Lahoz. Escenografía y vestuario: Alfonso Barajas. Audiovisual: Visionor. Iluminación: Juanjo Llorens. Producción: Salvador Collado. Escenario: Auditorio Francisco Nieva (Valdepeñas). El auditorio Francisco Nieva de Valdepeñas ha acogido el estreno de Susan y el diablo, una obra de Chema Cardeña que aborda desde la reflexión, las emociones y el diálogo la poliédrica visión de la historia carcelaria en su último estadio de la asesina de Sharon Tate, Susan Atkins. Una ficción basada en hechos reales, que parte de un acto reprobable y reprobado socialmente y supone en la trama la revisión del suceso y también la toma de conciencia de la responsable del delito y de la monstruosidad de su acción. Las acciones se suceden con el enfrentamiento dialéctico, desde un prisma emocional cambiante, entre la propia presa Susan Atkins, la funcionaria de prisiones Rosemary Felton y el periodista Paul Wilkins. Cada uno persigue su objetivo con esta entrevista en el penal de La Frontera. La condenada a cadena perpetua quiere edulcorar su imagen de asesina para conseguir que la dejen salir de la cárcel y así morir en libertad, pues es consciente de que su final está cercano. Bien es cierto que no parece rogar conmiseración, ni tampoco alcanza a lograr argumentos para exculparse de lo que hizo como miembro de la “familia Manson”. Si bien se abre la línea de presentar a Susan no como un monstruo, sino como el producto de una serie de errores de juventud y una idea de la libertad no bien entendida en una sociedad que termina siendo opresiva, la de la familia Manson. Tras cuarenta años de cárcel el sistema le sigue negando la redención y el derecho a morir en libertad. La funcionaria Felton se mueve entre la rigidez de su puesto y la confraternización con la presa, tras más de treinta años de relación y de conversaciones, pudiera parecer que es lo contrario al sistema y encarna la piedad y la humanidad con la reo, aunque siga reprobando y no justificando el crimen. El periodista no pretende ser reportero que araña el suceso para encontrar morbo y carroña, sino más bien busca un reportaje que vaya al fondo de lo que pasó, a la situación real del asesinato no exento de sadismo; y en ese punto choca con los intereses de la entrevistada, lo que ofrece unos cara a cara dramáticos en el más puro sentido teatral de la palabra. Después veremos que también busca respuestas para su vida; pero esa es una segunda motivación no confesada hasta el final. Y esa intención que sorprende es la piedra angular que sostiene toda la arquitectura teatral de la pieza de Cardeña, que ha sabido mantener la sorpresa hasta el punto culminante. Las piezas del puzle casan cuando esa última sale a relucir y todos son conscientes de una realidad inesperada. Chema Cardeña, inteligente y sabio dramaturgo, conocedor de la historia y sabedor de cómo contarla, experto indagador del alma humana, vierte en esta obra su saber y su experiencia y lleva al espectador por senderos inexplorados y oscuros y le obliga a recorrer un camino mientras “vive” la obra. Uno no sale igual que entró al teatro tras una obra de Cardeña. En esta, como en otras que hemos conocido antes, el autor te obliga a la reflexión, a hacerte preguntas clave, a ir cambiando de opinión sobre lo que se siente en el escenario. Temas como la culpa, la redención, la justicia, la venganza, el afecto, la maternidad, el amor filial, la consideración, el respeto, la libertad, la conmiseración, el arrepentimiento, la excusa o los errores de juventud que marcan una vida, son significativos en Susan y el diablo. Y todo ello sin excesos y sin que el equilibrio dramático decaiga. El dinamismo creciente hace que el espectador esté ansioso esperando la respuesta y terminará encontrándola, aunque la final será sorprendente y, desde luego, acertada para dejar al espectador con una sensación inesperada. Teatro de la palabra, de las emociones, de los contrastes, que necesita actores que hablen bien y cambien de registro en la medida que van cambiando de plano. Y eso es lo que logran con una interpretación eficaz los tres componentes del elenco. La veterana María José Goyanes está espléndida en toda la obra, debiendo resaltar su dicción perfecta. Alcanza momentos sublimes, especialmente en uno de los clímax, cuando describe en un monólogo descarnado y realista cómo ella, Susan, asesina con dieciséis puñaladas a Sharon. En ese monólogo denso, gore, tarantinesco, la actriz debe realizar un verdadero proceso de introspección para poder realizar una escena que llevaría a vomitar a cualquier humano que la contara con ese nivel de naturalismo. Ese es un momento culminante, pero no superior a su presencia en toda la obra, incluido el final sorprendente en el que vuelve a elevar al límite su profesionalidad y su experiencia. Marisa Lahoz realiza un excelente ejercicio interpretativo como la carcelera Felton, cambiando de tono, de actitud y de registro sin solución de continuidad tanto cuando es la rígida funcionaria, la carcelera amigable o la enfrentada al periodista quisquilloso. Trabajo complejo el de la actriz resuelto con soltura y desparpajo, sin afectación y con naturalidad. Manuel Valls hace un periodista difícil, pues sus actitudes ante los hechos, ante las personas a las que se enfrenta en escena y ante la vida misma las debe mantener en un tono que no aventure en el espectador el descubrimiento que se realiza al final de la obra. Desde ese punto de vista de la intencionalidad aparente y la escondida, me parece una actuación memorable la de Valls. Durante la mayor parte de la obra es lo que parece. Al final es lo que es. Cardeña tanto en el texto como en la dirección ha hecho un buen trabajo para que ese actor haya cabalgado sin desbocar al caballo interpretativo. La sobria y adecuada escenografía de una reja más el efectismo de la fotografía y la proyección y la adecuada iluminación son elementos que ayudan a la contextualización pero no imponen ninguna dictadura a los actores. Susan y el diablo es, en fin, una obra impactante. Teatro actual que no deja indiferente que logra la excelencia en el texto y en la interpretación impecable. El público de Valdepeñas aplaudió con largueza una obra y una representación que le hizo salir comentando los variados aspectos que había apreciado. Unos hablaban del crimen otros de lo bien que había estado la Goyanes, otros del final. Todos contentos. Vaya también el aplauso para el productor Salvador Collado por apostar por el buen teatro.
by via España

COMMENTS

Nombre

noticias de españa,33768,
ltr
item
noticias de españa: Un buen texto y una gran interpretación
Un buen texto y una gran interpretación
https://static3.abc.es/media/espana/2019/10/05/illan2-k7bB--620x349@abc.jpg
noticias de españa
http://noticias4espana.blogspot.com/2019/10/un-buen-texto-y-una-gran-interpretacion.html
http://noticias4espana.blogspot.com/
http://noticias4espana.blogspot.com/
http://noticias4espana.blogspot.com/2019/10/un-buen-texto-y-una-gran-interpretacion.html
true
9018620442202377012
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VIEW ALL Readmore Reply Cancel reply Delete By Home PAGES POSTS View All RECOMMENDED FOR YOU LABEL ARCHIVE SEARCH ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share. STEP 2: Click the link you shared to unlock Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy